« Home | ¿Quién es el pueblo de Dios? » | Canaán y Reposo » | José y Cristo » | Un Pensamiento en Preparación Para el Día del Seño... » | Un Poquito de Calvino » | Los Caminos Insondeables de Dios » | Abram Responde » | Las Promesas Hechas a Abram » | Cambiando Basura por Cristo » | Dios Llama a Abram »

La Iglesia Cristiana es el Pueblo de Dios

En el artículo anterior levanté la pregunta de quienes debemos identificar el pueblo de Dios. Creo que queda claro por lo que dije que son los creyentes que constituyen el pueblo de Dios, pero siendo un punto muy importante, y un punto que recibe mucha atención en el nuevo testamento valdrá la pena decir un poquito más en cuanto a esto.
Romanos 9:22-26 dice: ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria, a los cuales también ha llamado, esto es, a nosotros, no sólo de los judíos, sino también de los gentiles? Como también en Oseas dice:
Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, Y a la no amada, amada. Y en el lugar donde se les dijo: Vosotros no sois pueblo mío, Allí serán llamados hijos del Dios viviente.

El pueblo de Dios consiste de los llamados, inclusive de los gentiles. Pablo aplica las palabras de Oseas para establecer que judíos y gentiles forman parte del pueblo de Dios; es decir, lo étnico no tiene nada que ver. Aquí depende de la elección de Dios. Romanos 9 y 11 contestan ciertas quejas que podrían salir. Dios no ha sido infiel a sus promesas, apesar de que la mayoría de los judíos del tiempo de Pablo no recibieron a Cristo, porque la promesa siempre trataba de los hijos de la promesa, no solamente de los hijos según la carne (Romanos 9:6-13). ¿Entonces qué? ¿Dios ha cambiado de opinion? ¿Ha rechazado a su pueblo? Pues es obviamente necesario admitir que ciertas ramas han sido quitadas del árbol (Romanos 11:17-20). Pero los escogidos, los antes conocidos por Dios, el remanente, por gracia han alcanzado lo que buscaban (Romanos 11:1-7). Es importante enfatizar que los creyentes de entre los gentiles, según la metáfora de Pablo, han sido injertados en este árbol (Romanos 11:17). Es el mismo árbol; nosotros somos los descendientes de Abraham (Romanos 4:12, Gálatas 3:7).
Pedro testifica a lo mismo cuando dice: Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia. Habla a los que antes no eran el pueblo de Dios, y les dice que ya lo son. Y los identifica en términos que se usaron en el antiguo testamento para identificar al pueblo de Dios (compare Exodo 19:5,6).
Nosotros entramos en esta posición; tenemos los privilegios de los hijos de Israel bajo el antiguo testamento.
Juntando todas estas cosas, debe ser claro que la iglesia, los creyentes, son el pueblo de Dios.

About me

  • Ruben
  • D.F., Mexico
  • Soy un cristiano, dedicado a la teología reformada, como la mejor expresión de la enseñanza de la Bíblia, y por lo tanto el sistema teológico que más glorifica a Dios. No soy yo quien aparece en la foto en mi perfil. Pero me gusta como se ve de todos modos.
My profile
Powered by Blogger
& Blogger Templates
Hosted by WebsiteMaven